Neto y su Pazo...

Neto y su Pazo…

Pazo As Casas da su bienvenida al refugio de tres cipreses que según la leyenda:  “siglos atrás, cuando viajar era toda una aventura, y encontrar donde comer o alojarse una suerte, si al llegar a una casa, veías que había un ciprés plantado, significaba que podías contar con que te ofrecieran bebida, si dos, bebida y comida y, si tres, bebida, comida y alojamiento para ti y para tu caballería”.

Data del siglo XVII, rodeado exclusivamente de jardines con árboles frutales, prados y árboles centenarios en una única parcela de 300.000 m².,  con bellísimas vistas a la Serra do faro que divide las provincias de Lugo y Pontevedra. La situación que tenemos invita al viajero a disfrutar de la Ribeira Sacra y de su naturaleza con un amplio abanico de actividades.En la restauración del pazo se han conservado y restaurado los antiguos muebles que se encontraban en la casa,  de estilo clásico y con una decoración que recuerda la esencia de sus orígenes, si bien ofrece una mezcla de estilos que tiene como fin ofrecer el máximo confort. Para todos aquellos que les guste el contacto con la naturaleza y la tranquilidad, y quieran olvidar por unos días su rutina diaria, un pazo siempre es una buena opción de alojamiento. O cuanto menos, algo diferente y original, porque sin renunciar a la comodidad, y con un buen equilibrio entre la calidad y el precio de los servicios ofrecidos, podrán hospedarse en un lugar idílico cuyo origen arquitectónico se remonta a los castillos y fortalezas medievales.

Son los pazos arquitecturas vestigio del esplendor pasado y, hoy, razón suficiente para merodear por ellos.